sábado, 11 de noviembre de 2017

Allá por el 87


Allá por el 87, nuestras biblias
eran negras, redondas e inconseguibles.
Fuimos la encarnación
de copistas medievales multiplicándolas en casettes
condenados a terminar sus días
–pronto–
como rastas de cinta atascada.
No parábamos hasta que los parlantes
del doble casetera devolvían una masa
informe compuesta mayormente por soplido y ruido
a púa.

Nos esculpía el aire desplazado
por esos sonidos y lo que creíamos
ser escuchándolos.

Después,
los TDK de sesenta se volvieron accesibles.
Vinieron los compacts,
con su promesa de perfección y eternidad,
y las disquerías.
Cuando Tower abrió la sucursal
de Florida ya había pasado el furor.
La acumulación comenzaba a revelar
sus límites. El don no se transmite
por ósmosis.

Tres o cuatro
miles de dólares cubiertos de polvo
me miran desde el mueble,
frente a mi cama.
Saben que, si están en condiciones,
deberán enfrentarse a la realidad
de la desvalorización en Mercado Libre.

3 comentarios:

  1. Así fueron los casettes, que tenían el molesto detalle de engancharse.
    Era todo un desafío destrabarlos de un grabador, donde quedan enganchados.
    Luego quedaron obsoletos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno. Tengo un amigo que compró no hace mucho dos cajas llenas totalmente desvalorizadas. Cuando fue por la compra lo recibió un viejo que lo hizo pasar a una pieza que parecía recién salida de los 80 (podrías ser tranquilamente del 87, me dijo). El viejo le dijo qu su hijo se había matado en un accidente de tránsito y recién pasadas varias décadas decidió vender sus cosas.
    Me acordé de eso.

    ah, y tengo algo sobre mi casett, aunque era de los 90 ya.

    https://frodorock.blogspot.com.ar/2016/07/monografia-mi-cassette-de-los-doce.html

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  3. El valor en estos casos lo da el deseo, supongo. Y, tal vez, la ansiedad o no por desprenderse de eso que ocupa lugar, a veces más emocional que físico.
    Bien por el viejo, que no los tiró a la basura).
    Saludos


    Ah, Demiurgo, eso de cortar la cinta enganchada y pegarla con cinta scotch para salvar la parte sana del casete!! Había una cinta especial, más finita, pero nunca accedí a ella.

    ResponderEliminar