sábado, 1 de julio de 2017

Sin brindis


Sé la hora exacta.
Un motor creciendo
entre el vacío de la calle y
petardos ansiosos me hizo
desviar un ojo
un instante
de la trayectoria del pacman y buscar
el ángulo inferior derecho de la pantalla.
Son las 23:58 y pasa
un bondi por la puerta de casa.
El chofer y sus improbables pasajeros
comenzarán el año esperando
el verde en el semáforo de Sáenz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario